MIRA frente a las regalías

Constancia realizada por la Representante Gloria Stella Díaz en la plenaria de la Corporación hoy martes 23 de noviembre de 2010

Partiendo del principio de solidaridad, el Movimiento Político MIRA mantiene su postura de estar de acuerdo con el Gobierno Nacional en su planteamiento de llevar a cabo una distribución de los recursos de regalías para todos los municipios del país y que, por esta vía, todos los municipios vean incrementos en sus recursos. Por lo tanto, anunciamos nuestro acompañamiento al Proyecto de Acto Legislativo.

Si bien es cierto, en Plenaria de Senado fue votado negativo, hemos observado que el articulado muestra un avance en el sentido de recuperar los recursos directos para los departamentos y municipios productores y mantiene su objetivo de lograr la redistribución de recursos para todas las regiones.

Sin embargo, encontramos también que aún faltan definiciones muy importantes para el articulado que serían garantía de logar el propósito que se plantea, de lograr solidaridad con todas las regiones y justicia con las regiones productoras. Por ello, la Bancada del Movimiento MIRA estará presentando dos propuestas para el próximo debate en el Senado de la República, que queremos dejar anunciadas en este momento:

I. Solidaridad con las regiones y justicia con las entidades territoriales productoras.

PRIMERA PROPUESTA:
Aunque es muy importante el ahorro para generar estabilidad económica, no se puede hacer en detrimento de las regiones que tienen amarrados sus recursos de inversión en las regalías. En consecuencia, esto debe llevarse a cabo de forma gradual para que no generar impactos que puedan perjudicar a las poblaciones vulnerables de estos territorios.

Por esto se propondrá que se establezca un régimen de transición con las siguientes características:
•    Las entidades territoriales productoras parten con un 45% de ingresos directos del sistema general de regalías y decrece gradualmente en un lapso de 15 años hasta un límite del 15%, ingreso directo que será adicional a su participación en los fondos de compensación y de desarrollo regional.
•    El fondo de ahorro y estabilización parte con un 5% del ingreso del sistema general de regalías y crecería hasta un máximo del 30% en el mismo lapso.

En este lapso las regiones deben desarrollar proyectos de la mano del Gobierno Nacional para diversificar su vocación económica.

Costos que merecen compensaciones
Si bien es cierto que son altos los beneficios que trae la explotación minera, también lo es que esta genera externalidades negativas de orden ambiental, económico y  social:   

1.    Los proyectos de explotación minera generan desplazamientos poblacionales en doble vía: desarraigo para quienes habitan en las áreas de influencia, y la llagada casi incontrolable de población movida por el interés de la explotación y los consecuentes ingresos económicos.
2.    Deterioro de la actividad agrícola, incompatible con la explotación minera.
3.    Aunque es cierto que los daños ambientales deben ser compensados por las firmas que adelantan la explotación, esto no significa que no pueda atenderse la preservación, conservación y reparación del medio ambiente con recursos provenientes de regalías.
4.    Los recursos que se extraen no son renovables, y cuentan en sí mismos con un valor, un capital, un activo de la respectiva población.

Estos son costos que las regiones productoras deben asumir y que deben ser compensados vía regalías.

Vigencias Futuras
Muchos de los departamentos y municipios productores se verían avocados a una crisis fiscal si les quitamos de tajo los recursos provenientes de las regalías, como efectivamente sucederá como está planteado el proyecto, dado que sus ingresos están en buena parte sustentados en éstos recursos. Además, los ingresos que esperan por concepto de regalías ya están comprometidos a través de vigencias futuras. Muchos de estos compromisos van hasta el año 2024. 13 de los 16 departamentos que reciben regalías están en esta situación con montos comprometidos entre los mil y los 72 mil millones anuales entre 2009 y 2023.

Vocación económica.
Asimismo, la explotación de estos recursos naturales no renovables y la consecuente situación de ingreso de dinero a distorsionado de alguna manera la vocación económica de las entidades territoriales productoras. Reducir drásticamente y de un solo golpe los ingresos que perciben por concepto de regalías significaría un fracaso para la vida económica de estos territorios y sus poblaciones.  

II. Criterios técnicos de distribución de los recursos de los fondos de desarrollo y compensación

SEGUNDA PROPUESTA
Es necesario establecer indicadores técnicos para la distribución de los recursos y, a su vez, un acompañamiento de asistencia técnica para las entidades territoriales. Para el caso del Fondo de Compensación Regional, ha de incluirse el indicador de desempleo para la distribución de los recursos. Si logramos establecerlo a rango constitucional, en la distribución de los recursos se garantizaría trasparencia y la equidad y la solidaridad en el objetivo del desarrollo regional. Por ejemplo, el departamento del Quindío es uno de los que menor índice de NBI tiene pero es, al mismo tiempo, el departamento que registra el mayor desempleo. Si el desempleo no se tiene en cuenta para la distribución de recursos, su población vulnerable a la pobreza no percibiría recursos del Fondo de Compensación.

Para el caso del Fondo de Desarrollo Regional, propondremos que se constitucionalice la asistencia técnica por parte del Gobierno para entidades territoriales pobres. Si esto no se contempla explícitamente, los municipios de Colombia podrían quedar sin los recursos pues no van a ser aceptados porque no cumplen con los requisitos dado que sus  proyectos no fueron elaborados de una manera técnica.

Corrupción y politización
Una de nuestras preocupaciones más sensibles radica en lo que el mismo Gobierno, desde sus planteamientos, quiere combatir: la corrupción y la politización. Si queremos combatir estos fenómenos, pues lo mínimo es dejar planteados explícitamente los instrumentos para ello: criterios técnicos de distribución de los recursos, e indicadores que garanticen transparencia y efectividad. No es necesario dejar en la Constitución porcentajes expresos de distribución, pero si, por lo menos, esos criterios que deben ser tenidos en cuenta para distribuir los recursos.

Proyectos de inversión
Ahora bien, respecto de los proyectos de inversión, el acto legislativo define que se hará mediante recursos del Fondo de Desarrollo Regional, pero nada señala acerca del acompañamiento en términos de asistencia técnica y de cofinanciación. La exposición de motivos de este acto legislativo señala con claridad que los proyectos que recibirán recursos deberán estar en consonancia y coherencia con el Plan Nacional de Desarrollo. Esto es valido. Pero para esto, las entidades territoriales, en especial las más pobres, requieren asistencia y acompañamiento, ya que acceder a recursos del fondo exige la presentación, evaluación y aprobación de proyectos de inversión y estos proyectos necesitan estudios que los sustenten.

III. Componente del Cobro de regalías
Finalmente, si estamos hablando de constituir el sistema general de regalías no podemos dejar de lado el tema de los cálculos de la contraprestación económica que gana el Estado por la explotación de sus recursos no renovables. Esta es la fuente de los dineros que alimentan el sistema. ¿Cómo entonces no se toca esos cálculos, esas fórmulas, esas tarifas? ¿Por qué sólo intervenir el proceso de distribución? Es necesario avanzar en este aspecto y lograr concertaciones para que no se lesione la confianza inversionista y se fortalezcan institucional y técnicamente organismos como Ingeominas y la Agencia Nacional de Hidrocarburos de manera que se lleve a cabo un verdadero control respecto de la explotación de recursos nacionales y el país se beneficie en las coyunturas de altos precios.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *